Cuando hablamos de contar personas en sitios concurridos – ya sea por motivos de seguridad, optimización de recursos o evaluación de las campañas de comunicación – nos imaginamos estaciones de tren, conciertos, discotecas, centros comerciales, aeropuertos, ferias, … y también museos.