Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

Sus orígenes parten de la crisis de la Bolsa de Valores del siglo XIX, aunque actualmente es el día que inaugura la temporada de compras navideñas. El próximo viernes 23 de noviembre vuelve el Black Friday y los retailers deben estar preparados para afrontar dicha fecha tan señalada en el calendario.

 

Según el Estudio de Consumo Navideño 2017 de Deloitte, el Black Friday tiene un impacto económico muy importante, recaudando el 33% del presupuesto navideño en España. También destaca que el brick-and-mortar sigue siendo la opción preferida para buscar ideas y consejos y que los regalos prácticos siguen liderando el Top 3 para adultos: Ropa y calzado, Libros y Perfumes y cosméticos.

 

Bar de Langhe, profesor del departamento de Dirección de Marketing en ESADE, define: “El Black Friday y el Cyber Monday son, fundamentalmente, un juego de precios. Es decirle al consumidor algo así como: Oye, aquí tienes la verdadera gran oportunidad para comprar un buen producto a su precio más bajo.” Es por ello que conocer al consumidor resultará clave para realizar una preparación óptima y escoger la estrategia de precios correcta. Aquí es donde entra en juego el Big Data.

 

Disponer de una solución de Retail Analytics permitirá a los gestores de tienda comparar el tráfico recurrente con el del Black Friday, así como su ratio de conversión y rutas dentro de la tienda, entre otros. Basar las decisiones estratégicas en dicha información (aportada por los contadores de personas para tiendas y el WiFi tracking) puede aportar grandes beneficios a los retailers:

 

– Conocer la variación de visitas por hora respecto a los días recurrentes.

– Situar los productos en promoción en los puntos clave de la tienda según el recorrido de los clientes gracias a los mapas de calor.

Evaluar el éxito de la campaña y la repercusión en las cifras de ventas.

– Mejorar la experiencia de compra ofreciendo las promociones correctas según el perfil de clientes obtenido por segmentación.

 

Gracias a la tecnología, los retailers pueden tomar decisiones estratégicas basadas en datos concretos acerca del comportamiento del cliente y calcular el potencial adicional de ventas en el Black Friday para poder optimizar sus recursos y ofrecer promociones acorde con las expectativas de los clientes.