FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

Colaborar con la exposición Big Bang Data del CCCB nos hizo especial ilusión porque significaba acercar por primera vez la tecnología de Counterest al ciudadano. El hecho de establecer un diálogo directo con él nos ha obligado a defender muy bien el porqué se utilizan los datos que él genera. Se trata de responder a la pregunta ‘por qué me cuentas?’. Parece muy obvio, pero demasiado a menudo la recopilación masiva de datos parece una finalidad en sí. No obstante, el único objetivo que tiene sentido es transformar esta información en un mejor servicio. No es sólo lo que es más justo sino que es la única forma de que los ciudadanos estemos dispuestos a compartir los datos que generamos.

 

Ahora que la primera edición del Big Bang Data del CCCB ha llegado a su fin, en Counterest tenemos muy claro que nuestra colaboración sólo puede acabar de una forma y es cerrando el círculo. Es decir, queremos aprovechar la oportunidad que hemos tenido de acercar nuestra tecnología a los ciudadanos no sólo para explicarles que les contamos y como lo hacemos, sino también para compartir con ellos lo que hemos observado y la utilidad que todo esto puede tener.

 

Así pues, ¿qué sabemos?

 

  • La exposición ha atraído al doble de mujeres que de hombres (un 65% y un 35% respectivamente). Este tipo de información permitiría diseñar y lanzar comunicaciones segmentadas y, por lo tanto, más eficaces para conseguir más visitas.

 

  • Hemos visto que a medida que avanzaba la exposición, el número de visitas diarias iba aumentando progresivamente. De hecho, el último día de la exposición fue el más concurrido, con casi 3.000 visitas, más del triple que el resto de domingos de media. El boca-oreja y la sensación que se agotan las oportunidades de ver la exposición son las explicaciones más plausibles. Prever esta tendencia permitiría, por ejemplo, reforzar el personal de atención al cliente y evitar colas.

 

  • Cuanto ha habido más gente visitando la exposición, el tiempo de atención a las obras ha disminuido. Por ejemplo, los días más concurridos la gente estaba delante la pantalla de Counterest durante 16 segundos de media, mientras que los días menos concurridos lo estaban 21. No obstante, el tiempo total de la visita se alargaba ligeramente si la exposición estaba más concurrida (por ejemplo, un 13% los fines de semana). Estos datos son muy útiles a la hora de valorar la idoneidad de cambiar la disposición de los elementos. Así, se pueden intercalar las obras que generen más aglomeraciones evitando que una mayor concurrencia afecte la calidad de la visita.

 

  • El hecho de permitir la entrada gratuita (cosa que pasa los domingos a partir de las 15h) ha representado, sin ninguna duda, una fórmula muy efectiva para incrementar las visitas a la exposición. Concretamente, las visitas los domingos por la tarde se multiplicaban por 3 respecto las de la mañana, mientras que los sábados, por ejemplo, incrementaban sólo un 34%.

 

  • Por otro lado, observamos otro patrón que resulta más curioso: puntas de visitas los primeros domingos de mes, un 84% respecto el resto de domingos. Es probable que el hecho que otros museos de la ciudad abran gratuitamente estos días tenga relación.

 

  • Hubo una anomalía el 6 de julio, era primer domingo de mes, pero las visitas no fueron las esperadas (un 40% por debajo). La correlación con variables externas (meteorología, eventos en la ciudad,…) nos indica claramente que la caída de visitas este día se corresponde a otra anomalía: una ‘tregua meteorológica’. En medio de una quincena de mal tiempo, aquel domingo fue el único de tregua y así lo pronosticaron la mayoría de previsiones meteorológicas.

 

Para más información echadle un vistazo a la página oficial de la exposición: BIG BANG DATA