A menudo la tecnología nos desborda: se supone que nos tendría que hacer la vida más fácil, pero muchas veces nos la complica. Pasa cuando nos intentamos adaptar a ella en vez de intentarla adaptarla a nosotros, a nuestra forma de hacer las cosas.